Ser o No ser un Aval: Lo que debes considerar antes de avalar

¿Qué debes saber antes de ser aval de un préstamo?

Fue un martes, un día inolvidable para José. En este día, aceptó ser aval de un préstamo de seis mil dólares. Su amigo Adrián quería renovar su casa y necesitaba su ayuda. Aunque a José no le gustó la idea, no sabía cómo decirle que no a un amigo con el que llevaba años. Además, Adrián trabajaba como contador y ganaba un buen sueldo, así que no había riesgo de que no pagara el préstamo.

Las consecuencias de ser aval de un préstamo

Por ironías de la vida, después de poco tiempo, Adrián fue despedido y dejó de pagar sus responsabilidades. José empezó a recibir regularmente una solicitud de pago del banco, pero no quería aceptar que él era responsable de las deudas de otro. Al ver que Adrián no respondía a sus llamadas, decidió ignorar la solicitud de pago del banco, creyendo que el prestatario principal sería obligado a pagar la deuda.

Pronto, el acreedor apeló ante la corte y se dictó una orden de pago. José no pagó hasta que el banco tomó parte de su salario.

4 cosas que no sabía José al ser aval del préstamo de su amigo

  1. Obligación de cumplir con la deuda: Al ser un aval, José está obligado a cumplir con la deuda en caso de que el prestatario, Adrián, no pague las cuotas. Esto significa que José se convierte en el deudor y debe pagar la deuda como si fuera suya, además de responder con todos sus bienes, a menos que su responsabilidad en el contrato haya sido determinada de otra manera.

    /li>

  2. Registro en la información crediticia: El hecho de ser garante de un préstamo se registra en la información crediticia del país. Esto tiene consecuencias, incluso cuando el préstamo garantizado se devuelve sin demora. Aunque Adrián estuviera pagando la deuda, potencialmente se puede reclamar a José el reembolso de la obligación de su amigo. Esto afecta la solvencia crediticia de José, disminuyendo significativamente su capacidad para acceder a otros préstamos, como una hipoteca o una tarjeta de crédito.
  3. No disminución de compromiso con otros avales: En caso de insolvencia del deudor, el banco puede solicitar el reembolso a varios avales. Aunque haya otros avales o garantías, esto no significa necesariamente que el alcance del compromiso de José esté disminuyendo. En general, el banco elegirá al aval cuyo estado financiero y bienes permitan el pago más rápido de la deuda.
  4. Derechos del acreedor: Si las cosas resultan desfavorables y José tiene que pagar la deuda que ha garantizado, después de cumplir con su obligación, ingresa a los derechos del acreedor. Esto significa que tiene el derecho de exigir que el deudor, en este caso Adrián, devuelva el dinero pagado por él. Si esto no se puede hacer sin recurrir a la presión, José tiene la opción de recurrir a la corte y utilizar la ayuda legal para recuperar su dinero.

Si estás en la posición de José, es importante considerar lo siguiente antes de aceptar ser aval de un préstamo:

  1. Asegúrate de que tus ingresos te permitan pagar la deuda sin dañar o destruir tu presupuesto familiar.
  2. Limita la responsabilidad al firmar la garantía, asegurándote de que los términos sean favorables para ti, como limitar la cantidad de la que eres responsable o incluir cláusulas que aseguren el agotamiento de otras posibilidades de pago antes de recurrir a ti como aval.
  3. Es bueno si hay más de una persona que garantiza el pago del préstamo, pero recuerda que esto no significa que no seas el aval que sería solicitado a pagar en primer lugar. Asegúrate de ser informado de inmediato en caso de que el deudor no cumpla con sus obligaciones.

Recuerda, si aceptas ser aval, no evites tus responsabilidades. Anteponer tus intereses y evitar problemas más grandes en el futuro es lo más importante. ¡Saludos amigos y hasta un próximo artículo!

LEER  Cómo administrar tus finanzas con la regla del 50/30/20: Guía práctica y eficaz

Deja un comentario