44 Principios para alcanzar la riqueza: Los secretos revelados de la mente millonaria

Los secretos de la mente millonaria: Principios de riqueza revelados

Los secretos de la mente millonaria es uno de los libros con mayor cantidad de enseñanzas para las finanzas personales. Su autor, Harv Eker, presenta de forma clara los conceptos fundamentales que te ayudarán a mejorar tu situación financiera.

En este artículo, te explicaré los 44 principios de riqueza revelados en la obra para que puedas hacer una transformación real con tu situación financiera.

Principio 1: Tus ingresos pueden crecer únicamente hasta donde crezcas tú. Enfócate en mejorar día a día, aprende cosas nuevas y no te conformes con lo que ya sabes. A medida en que sepas hacer mejor tu trabajo y conozcas más información de utilidad, tus ingresos serán un reflejo de ese avance. La clave del éxito es elevar tu propia energía.

Principio 2: Si quieres cambiar los frutos, tendrás que modificar primero las raíces. Si tu realidad económica carece de prosperidad, es necesario que inicies un proceso de meditación que te permita analizar qué deficiencias hay dentro de ti. Tu cuerpo se manifiesta siempre de acuerdo al funcionamiento que haya en el interior. En la vida, nuestros frutos se los denomina nuestros resultados.

Principio 3: El dinero es un resultado, al igual que la riqueza, la salud, la enfermedad y tu peso. Vivimos en un mundo de causas y efectos, por lo que es importante que te fijes detalladamente en tus hábitos del día a día. Cuanto más consciente seas de lo bueno o lo malo que son, trabajarás con esmero para acostumbrarte solamente a las acciones provechosas que aportan a tu crecimiento.

Principio 4: Si me das 5 minutos, puedo predecir el futuro económico que tendrás el resto de tu vida. Piensa en dos personas: la primera nunca ahorra dinero y gasta en exceso constantemente; la segunda ahorra una parte de su salario, invierte de forma habitual y diversifica sus finanzas. ¿Cuál de las dos personas crees que tendrá un mejor futuro económico?

  • Los pensamientos llevan a los sentimientos.
  • Los sentimientos llevan a las acciones.
  • Las acciones llevan a los resultados.

Principio 6: Cuando el subconsciente debe elegir entre emociones profundamente arraigadas y la lógica, casi siempre ganan las primeras. Desde niños nos imponen ideas que asumimos como ciertas por el simple hecho de escucharlas de una persona mayor. Si valoras tu crecimiento personal, debes comenzar por cuestionar cuánto de lo que te dijeron es cierto y cuánto debes desechar para poder avanzar.

Principio 7: Si tu motivación para adquirir dinero o éxito procede de una raíz no productiva, como el miedo, la rabia o la necesidad de demostrar lo que vales, el dinero nunca te reportará la felicidad. Para que el dinero te dé felicidad, debes conseguirlo para fines que te den alegría. No perpetúes las malas experiencias con tu economía, deja eso en el pasado y comienza a disfrutar de una nueva realidad.

Principio 8: El único modo de cambiar de forma permanente la temperatura de la habitación es programar de nuevo tu termostato. De la misma manera, el único modo de cambiar tu nivel de prosperidad económica de forma permanente es programar de nuevo tu termostato económico. Los cambios, en algunas ocasiones, nos causan temor, pero es necesario asumirlos para obtener resultados distintos.

Principio 9: Ser consciente es observar tus pensamientos y acciones de modo que en el momento actual puedas vivir eligiendo verdaderamente, en lugar de que te dirijan programaciones del pasado. Quita la venda de tus ojos y toma conciencia de la realidad que te compone. No seas un esclavo de tu programación, conviértete en el amo de tu realidad.

Principio 10: Puedes adoptar las actitudes que contribuirán a tu felicidad y a tu prosperidad, en lugar de caer en actitudes que no ayudan a ello. Los sueños no se conquistan con suerte, se conquistan con propósito, con pasión, con disciplina. La actitud lo es todo en la vida: es un 10% lo que te pasa y un 90% cómo reaccionas ante ello.

Principio 11: El dinero es extremadamente importante en las áreas en las que funciona y extremadamente poco importante en las que no. Aunque el dinero no pueda asegurarte ser feliz con tu pareja, por ejemplo, sí puede asegurarte un plato de comida en tu mesa donde toda la familia puede disfrutar.

Principio 12: Cuando te quejas, te conviertes en un imán viviente para la desgracia. Las quejas no solucionan nada, de hecho, en muchas ocasiones agravan los problemas. Es mejor ser una persona que busca soluciones que una que señala lo obvio de las situaciones adversas.

Principio 13: No existe ninguna víctima que sea rica. A partir de ahora, cada vez que te oigas culpar, justificarte o quejarte, detente y desiste de inmediato. Recuerda que tú estás creando tu vida y que en cada momento estarás atrayendo hacia ella tanto el éxito como la desgracia.

Principio 14: Si tu meta es estar cómodo económicamente, lo más probable es que jamás seas rico. Pero si tu meta es ser rico, lo más probable es que acabes estando inmensamente cómodo. Cuando tu intención es tener lo suficiente para pagar las cuentas, eso es exactamente lo que obtendrás. Pero cuando tu intención es ser exitoso, tendrás muchas más facilidades en la vida.

Principio 15: La razón número uno por la que la mayoría de la gente no obtiene lo que quiere es que no sabe lo que quiere. La gente rica es totalmente franca en cuanto a decir que quiere riqueza. Ellos son firmes en su deseo y están completamente comprometidos a crear riqueza. Mientras sea legal, moral y ético, harán lo que haga falta para tenerla.

LEER  Cómo destacar entre la multitud: Un resumen animado sobre cómo convertirte en una Vaca Púrpura

Principio 16: Si no estás completamente comprometido a crear riqueza, lo más probable es que no lo consigas. Hacerse rico no es un paseo por el parque, requiere enfoque, esfuerzo y una actitud de no rendirse nunca. También debes creer en lo más profundo de tu corazón que puedes amasar una fortuna y que la mereces absolutamente.

Principio 17: La ley de ingresos te pagará en proporción directa al valor de lo que tú das, según el mercado. La gente rica comprende la enorme distinción entre los ingresos del trabajo y la fortuna neta. Los primeros son importantes, pero son solamente uno de los cuatro factores que determinan tu fortuna neta: ingresos, ahorros, inversiones y simplificación.

Principio 18: Bendice aquello que quieras. Albergar resentimientos hacia los ricos es una de las formas más seguras de permanecer en la ruina. En lugar de albergar resentimientos hacia ellos, es necesario que practiques sentir admiración por lo que tienen. Aprecia el éxito de los demás porque, inconscientemente, sabes que cuando te vuelvas rico, otras personas te admirarán, te bendecirán y te amarán.

Principio 19: Los líderes ganan una barbaridad de dinero, más que los seguidores. Las personas ricas son por lo general líderes, y todos los grandes líderes son grandes promotores. Para ser un líder, debes tener seguidores y partidarios, lo que significa que tienes que ser experto en vender, inspirar y motivar a la gente para que se haga partícipe de tu visión.

Principio 20: El secreto del éxito no es tratar de evitar los problemas, ni deshacerte de ellos, ni acobardarte ante ellos. El secreto es crecer tú de forma que seas más grande que cualquier problema. Los pobres harán casi cualquier cosa para evitar problemas, ven un reto y salen corriendo. Pero, paradójicamente, en su búsqueda para asegurarse de no tener problemas, tienen el mayor problema de todos: estar sin dinero y ser infelices.

Principio 21: Si tienes un gran problema en tu vida, significa que estás siendo una persona pequeña. Si quieres realizar un cambio permanente, deja de centrarte en el tamaño de tus problemas. Esto puede resultar doloroso, pero si estás preparado para pasar al siguiente nivel de éxito, vas a tener que tomar conciencia de lo que está ocurriendo realmente en tu vida y vas a tener que crecer mucho más rápido que cualquier situación adversa.

Principio 22: Si tú dices que eres valioso, lo eres. Si dices que no eres valioso, no lo eres. De cualquier modo, vivirás tu propia historia, simplemente es cuestión de perspectiva. Si eres o no lo bastante valioso es una historia inventada por ti mismo. Nada tiene significado excepto el que nosotros le damos.

Principio 23: Si un roble de 30 metros de altura tuviese la mente de un ser humano, solamente crecería hasta una altura de 3 metros. La mente posee el hábito de generalizar y dice: «así son las cosas siempre, es lo mismo». Si has estado creando desbloqueo ante la posibilidad de recibir dinero, lo más probable es que hayas estado creando un bloqueo a recibir todo lo demás de bueno que tiene la vida.

Principio 24: Por cada uno que da, debe haber uno que recibe, y por cada uno que recibe, debe haber uno que da. La idea de que la gente adinerada acapara todo el dinero y no queda nada para nadie más es ridícula. Cuanto más dinero tienes, más puedes introducir en el círculo económico, lo cual significa que otras personas tendrán más dinero para ganar y disfrutar.

Principio 25: El dinero únicamente potenciará los rasgos de tu carácter. Si eres mezquino, te ofrecerá la oportunidad de serlo aún más. Si eres generoso, tener más dinero te permitirá simplemente ser todavía más generoso.

Principio 26: El modo en que haces cualquier cosa es el modo en que lo haces todo. Tal como eres en un área determinada, es generalmente como eres en todas. No dejes que la parte protectora de tu mente te detenga, crece y avanza económicamente.

Principio 27: No hay nada de malo en obtener un sueldo fijo, a menos que interfiera en tu capacidad de ganar lo que mereces. Es necesario un cambio de mentalidad, entre más te acostumbres a ganar dinero sin tener un salario fijo, más posibilidades tendrás de emprender un camino hacia la riqueza.

Principio 28: Jamás pongas techo a tus ingresos. El miedo que siente la mayoría de la gente a cobrar en función de sus resultados no es más que miedo a romper con sus viejos condicionamientos. Conviene un cambio de mentalidad, entre más te acostumbres a ganar dinero sin tener un salario fijo, más posibilidades tendrás de emprender un camino hacia la riqueza.

Principio 29: Los hijos creen que puedes tener el pastel y también comértelo. La gente de clase media cree que el pastel es demasiado rico, así que dicen: «solo tomaré un trocito». Los pobres no creen que merezcan pastel, de modo que piden una rosquilla. La idea de que la gente adinerada acapara todo el dinero de forma que no queda nada para nadie más es ridícula. Cuanto más dinero tienes, más puedes introducir en el círculo económico, lo cual significa que otras personas tendrán más dinero para ganar y disfrutar.

Principio 30: La verdadera medida de la riqueza es la fortuna neta, no los ingresos del trabajo. Los ingresos son el pilar inicial de la riqueza, pero los otros factores (ahorros, inversiones y simplificación) también son imprescindibles. Aunque los ingresos son importantes, la fortuna neta es lo que realmente determina la riqueza.

LEER  Descubre 5 estrategias efectivas de inversión para alcanzar el éxito financiero | Consejos de educación financiera

Principio 31: Allí donde va la atención, fluye la energía y aparecen los resultados. Si tomas conciencia detallada de cómo circula el dinero en tu día a día, podrás mejorar su proceso para que entre más y salga menos. Aquello en lo que te centras se expande, así que enfócate en llevar un control de tu dinero.

Principio 32: Hasta que demuestres que sabes manejar lo que tienes, no obtendrás más. Los pobres generalmente administran mal su dinero o evitan directamente el tema monetario. Es importante que te conviertas en un buen administrador de tu dinero, antes de enfrentarte a una cantidad enorme del mismo. No derroches por desconocimiento o por malas prácticas.

Principio 33: El hábito de administrar tu dinero es más importante que la cantidad. Antes de lograr una gran cantidad de dinero, debes adquirir los hábitos y las aptitudes para administrar una cantidad pequeña. Recuerda que somos criaturas de hábito, por lo tanto, antes de enfrentarte a una cantidad enorme de dinero, préparate para ser un buen administrador de ella.

Principio 34: O controlas el dinero o él te controlará a ti. La buena administración del dinero te dará mayor tranquilidad y libertad financiera. Tener tus finanzas bajo control mejorará todas las áreas de tu vida, así que conviértete en el amo de tu situación financiera.

Principio 35: La gente rica ve cada dólar como una semilla que puede plantarse para ganar 100 dólares más, que después se pueden sembrar de nuevo para ganar mil más. La gente rica piensa a largo plazo, equilibra su gasto y disfrute de hoy con invertir para la libertad de mañana. La gente pobre piensa a corto plazo, dirige su vida basándose en la satisfacción inmediata.

Principio 36: La acción es el puente entre el mundo interior y el exterior. Las afirmaciones, las meditaciones y las visualizaciones son herramientas maravillosas, pero ninguna de ellas por sí sola te traerá dinero real en el mundo real. Para triunfar, tienes que pasar a la acción real.

Principio 37: Un verdadero guerrero puede tomar a la cobra del miedo. La acción es importante, pero el miedo, la duda y la preocupación se encuentran entre los mayores obstáculos del éxito y la felicidad. Una de las diferencias más grandes entre ricos y pobres es que los primeros están dispuestos a actuar a pesar de la presencia de los temores, mientras que los segundos dejan que estos los detengan.

Principio 38: No es necesario tratar de librarse del miedo con el fin de tener éxito, es imprescindible darse cuenta de que el miedo habita en todas las personas. La gente rica y próspera también tiene miedo, dudas y preocupaciones. La diferencia es que no dejan que estos sentimientos los controlen.

Principio 39: Si estás dispuesto a hacer solo lo que sea fácil, la vida será dura. Pero si estás dispuesto a hacer lo que sea duro, la vida será fácil. Hacerse rico no siempre es fácil, puede resultar condenadamente duro, pero si quieres lograr la riqueza, debes estar dispuesto a hacer lo que sea necesario.

Principio 40: La única ocasión en que de verdad estás creciendo es cuando te sientes incómodo. Si quieres ser rico y próspero, sería mejor que te fuese resultando cada vez más cómodo el hecho de estar incómodo. Prueba a introducirte conscientemente en tu zona de incomodidad y hacer lo que te asusta.

Principio 41: Entrenar tu mente y mandar sobre ella es la habilidad más importante que podrías poseer, tanto en términos de felicidad como de éxito. Para entrenar la mente, debes comenzar observando la forma en que produce constantemente pensamientos que no contribuyen a tu riqueza ni a tu felicidad. Al identificarlos, podrás comenzar a sustituir conscientemente esos pensamientos no estimulantes por otros que sí lo sean.

Principio 42: Puedes ir tirando o puedes ser rico, pero no puedes las dos cosas. Es necesario tomar conciencia de que la forma en que vives tu vida está directamente relacionada con la forma en que manejas tu dinero. Si sigues haciendo lo que has hecho siempre, continuarás obteniendo lo que siempre has obtenido.

Principio 43: Todo maestro fue alguna vez aprendiz. Nadie sale del útero materno siendo un genio de las finanzas. Toda persona rica aprendió a triunfar en el juego del dinero a partir del esfuerzo, la dedicación y la perseverancia. Valora cada una de las enseñanzas que te brinde la vida en tu etapa como aprendiz.

Principio 44: Para cobrar la mejor paga, debes ser el mejor. En el mundo del deporte profesional, generalmente los mejores son los que ganan más. Este principio también es cierto en el mundo de los negocios y las finanzas. Entre más conocimientos y habilidades sumes, mejor será la paga que recibirás. Aprovecha al máximo las herramientas disponibles para mejorar tu desempeño.

Tener presente estos 44 principios de riqueza te ayudará a mejorar tu situación financiera y alcanzar la prosperidad. Recuerda que el conocimiento está al alcance de todos a través de diversas fuentes disponibles en internet. Aprovecha esta oportunidad para crecer, aprender y transformar tu realidad económica. ¡Ahora es tu turno de poner en práctica estos principios para lograr tus objetivos!

Deja un comentario