Decidir si comprar o no: Las 6 preguntas cruciales antes de una compra importante

Compras conscientes: 6 preguntas que debes hacerte antes de una compra grande

Las compras nos hacen feliz, pero solo si son buenas compras. Y es así cuando hacemos compras conscientes. Para que cada una de tus grandes compras sean buenas, responde a estas seis simples preguntas. Mira todas, porque al ser honesto con tus respuestas, puedes ahorrarte cientos de dólares en compras impulsivas y tomar la mejor decisión para ti y tus finanzas.

¿En verdad lo necesito?

Esta es la pregunta fundamental que debes hacerte antes de poner cualquier cosa en el carrito de compras. Si lo que estás a punto de comprar no es una necesidad, significa que es un capricho. Y no me malentiendas, no es malo comprarte algo que simplemente te gusta. Puedes dedicar parte de tu dinero a ello. Sin embargo, primero lo primero: cubre las necesidades del mes antes de realizar cualquier otra compra.

¿Puedo permitirme comprarlo?

Esta pregunta se refiere a si tienes suficiente dinero para comprar dicha cosa. Y no se refiere a tener un límite en la tarjeta de crédito, sino a tener suficiente dinero en efectivo o dinero ahorrado. Además, considera si la compra es algo de acuerdo con tus planes y si este gasto no te impedirá comprar algo más importante para ti. Por ejemplo, personalmente estoy renunciando a algunas compras que considero menos necesarias con el fin de ahorrar dinero para visitar a mi familia en Honduras. Esta es la meta que me motiva a presupuestar mejor mi dinero.

¿Es un buen precio?

Si no quieres pagar demasiado, compara los precios entre los productos de la misma marca y también busca otras alternativas. A menudo podemos comprar productos parecidos o incluso iguales a un mejor precio. Por ejemplo, hace poco he ahorrado 50 dólares al comprar un nuevo ropero. Encontré un ropero que me gustó a un precio de 250 dólares y estaba lista para comprarlo. Pero antes de finalizar la compra, decidí buscar en otras tiendas. Imagina mi cara de sorpresa cuando encontré el mismo ropero, solo con el nombre diferente, por 200 dólares. Incluso las fotos en la página web de las dos tiendas eran exactamente las mismas.

LEER  Los 9 sacrificios fundamentales para superar la pobreza de forma efectiva

Y no me ha pasado solo una vez. El otro día compramos por internet los estantes para libros y también hemos ahorrado un 40% al revisar ofertas de otras tiendas. Comparar los precios nos ayuda a gastar menos y obtener el mismo producto.

¿Qué más puedo comprarme con este dinero?

A veces compramos algo por impulso para luego analizar que sería mejor gastar este dinero en algo diferente, algo más necesario o algo que disfrutaría más. Por ejemplo, hace un tiempo compré una portátil pequeña porque muchos de mis compañeros tenían una. Pero pronto descubrí que con este dinero hubiese sido mejor pagar una mensualidad de la universidad, ya que tenía una laptop que me permitía hacer todos los trabajos que necesitaba. Por otra parte, cuando Camila compró su primer MacBook, llevada por las emociones, estaba lista para comprar también un teclado de la marca Apple.

Sin embargo, este teclado es bien caro comparado con otras marcas. Camila empezó a reflexionar y al hacerse la pregunta «¿Qué más puedo comprarme con este dinero?», resultó que por el precio de un teclado de Apple, compró un teclado y un ratón de otra marca. Ya han pasado dos años y está feliz con su decisión. Si hubiese comprado un teclado Apple, seguramente también querría comprar un ratón de la misma marca u otros artículos, y así hubiese caído en el efecto «si no sabes de lo que te hablo aquí».

¿He esperado uno o dos días antes de comprarlo?

Puedes dormir una o dos noches con la idea de gastar una cantidad considerable de dinero. A menudo pasa que después de dos días, las emociones bajan y la compra que hemos considerado ya no nos parece tan buena. Es lo que nos pasó con algunos programas de computadora. Los hemos comprado para pronto descubrir que no los necesitábamos y además que no teníamos el tiempo para usarlos. Ahora, si algo cuesta más de 40 dólares, espero al menos un día para ver si mañana aún lo necesito.

LEER  Descubre cómo tomar mejores decisiones en 3 sencillos pasos | La inspiradora historia de Sergio

¿La cosa que quiero comprar es de buena calidad?

Es bueno ahorrar dinero, pero ahorrar en calidad puede terminar con nada más que una frustración. No nos beneficiamos al comprar unos balones baratos que se rompen después de usarlos cinco veces. Es mejor comprar unos buenos pantalones que te sirvan por meses o años. Sin embargo, no podemos confundir pagar por una buena calidad con pagar más por una marca famosa. Las cosas más caras no siempre son de mejor calidad. Por eso, recuerda comparar los precios y también los productos, porque solo entonces puedes elegir lo que más te conviene. Gracias a esta pregunta, la última semana hemos evitado comprar unos paneles acústicos de mala calidad.

Descubrimos que los paneles baratos emiten polvo y son dañinos para la salud. Aunque hemos pagado el triple del precio por otros, estamos tranquilos sabiendo que tomamos la mejor decisión.

Es increíble cómo, gracias a responder a estas simples preguntas, puedes evitarte hacer compras compulsivas y gastar cientos de dólares en cosas innecesarias. Nosotros ya hacemos uso de ellas y tú también puedes hacerlo.

Si te gustaría tomar decisiones más conscientes y comprar cosas de acuerdo a tu presupuesto, recuerda las preguntas: primero, ¿en verdad lo necesito?; segundo, ¿puedo permitirme comprarlo?; tercero, ¿es un buen precio?; cuarto, ¿qué más puedo comprarme con este dinero?; quinto, ¿he esperado 1 o 2 días antes de comprarlo?; y sexto, ¿la cosa que quiero comprar es de buena calidad? Si has contestado a estas preguntas, ¡ya estás listo para las compras!

Y tú, ¿qué preguntas te haces antes de hacer una compra grande? Me gustaría conocer tu experiencia. Y si te gustó este artículo, ayúdanos a compartirlo con tus amigos. ¡Nos vemos la próxima semana!

Deja un comentario