9 estrategias para administrar inteligentemente tus finanzas personales

Tips para poner orden en tus finanzas personales

Alguna vez te has puesto a pensar en todas las cosas que tienes y no usas? Solemos tener la tendencia de acumular cosas que no necesitamos, que a la larga solo generan desorden no solo en el hogar sino en nuestra vida. Esto también repercute en nuestras finanzas. ¿Realmente necesitas todo aquello que compras? Las suscripciones online y todos aquellos gastos que llegan en el resumen de tu tarjeta a fin de mes, ¿son realmente necesarios?

Ser conscientes y responsables a la hora de gastar es sumamente importante. Pondrá en orden tus finanzas, permitiéndote llegar a fin de mes e incluso ahorrar. En este artículo te presentamos algunos consejos útiles que serán de mucha ayuda para poner orden a tu vida financiera.

Lleva un control de tus gastos

Para tener control sobre nuestros gastos es necesario que podamos registrar de alguna manera en qué se nos va nuestro dinero. Para ello, recomiendo manejar un solo método de pago. Así evitamos tener desparramados nuestros gastos entre el efectivo, transferencias bancarias y tarjetas de crédito o débito.

Usar múltiples métodos de pago de manera desordenada hará prácticamente imposible llevar un registro del movimiento de nuestro dinero y es una de las principales razones de estancamiento y desorden financiero.

Para explicarte lo mejor, veamos el caso de Susi. Susi tiene un negocio online y acepta varias formas de pago. Algunos de sus clientes le pagan con dinero en efectivo y otros con tarjeta o depósitos bancarios. Sucede que cuando Susi va al mercado para hacer compras, tiene muchas opciones para pagar. El problema de todo esto es que ella suele hacerlo arbitrariamente, a veces en efectivo, a veces con débito, a veces con QR y muchas otras veces sin pensarlo, con tarjeta de crédito.

Esta situación le ha generado desorden y poca claridad a sus finanzas, y al final no sabe ni cómo ni cuánto dinero ha gastado realmente. Y lo peor de todo es que tampoco sabe cuánto dinero tiene disponible. Esta situación le impide a Susi ahorrar y casi siempre, al final del mes, se ha quedado sin dinero y con cuentas pendientes.

Entonces, lo primero que Susi debe hacer es establecer un presupuesto mensual y organizarse. Lo ideal sería que coloque su dinero en la misma cuenta, a diferencia clara de sus ahorros. Luego de hacer esto, deberá hacer sus compras utilizando el medio de pago de la siguiente manera:

  • Para gastos pequeños como dulces, un café, etcétera, debe hacerlo con efectivo y controladamente, teniendo cuidado de no sobrepasar el límite y gastar de más. Al hacerlo en efectivo, será consciente de lo que está gastando. El dinero físico te aseguro que cuesta más desprenderse.
  • Para los gastos grandes, debe usar su tarjeta de crédito para adquirir puntos y así tener el historial de sus gastos mensuales en un mismo lugar. Esto le permitirá llevar control sobre cuánto dinero tiene disponible, cuando gasta y en qué gasta.

Establece un límite a los gastos variables

Todos tenemos gastos fijos y gastos variables. El alquiler, la alimentación, el transporte y los servicios públicos son gastos que siempre son los mismos mes a mes, por esto se consideran gastos fijos. Mientras que todo lo demás, que se encuentra por fuera de esto como una salida a comer o comprar un nuevo par de zapatos, se considera un gasto variable porque depende de nosotros y varía mes a mes.

Está claro que es necesario tener tiempo de ocio y disfrutar con amigos o familiares, pero resulta importante establecer un presupuesto para todas estas actividades. Lo que Susi debe hacer para mantener bajo control los gastos variables y no extralimitar su presupuesto mensual, es establecer una cantidad determinada para aquellos gastos que no son esenciales, como salir con amigos o comprar algún objeto para su casa. Este presupuesto puede ser de hasta un 30% de sus ingresos mensuales.

LEER  ¿Cuánto se cobra de interés por cada $1000 en BBVA?

Separar al menos un 10% de tus ingresos también es importante para destinarlo al ahorro. Sé que es probable que varias veces te hayas puesto como meta ahorrar y haya fracasado en el intento. Es por esto que es importante que elijas un método y te apegues a él. Puede que no tengas la posibilidad de separar el 10% de tus ingresos para ahorrar porque tienes deudas que pagar o tu ingreso no es muy alto, pero esto no es un problema. Puedes comenzar ahorrando un 5% e incluso un 3%. Lo importante es que comiences a ahorrar para, de esta manera, poco a poco ir adquiriendo el hábito del ahorro.

Establece objetivos financieros

Las metas y los objetivos son el combustible que nos hacen levantarnos todos los días. Representan aquellas acciones que realizamos para perseguir nuestros sueños. Puede que tengas como meta realizar un viaje a ese destino que siempre soñaste, tener tu propia casa, comprarte un coche, graduarte, entre otros. Lo importante es que establezcas una prioridad y al mismo tiempo analices si será un buen gasto o no.

Susi, por ejemplo, siempre ha querido viajar a París, pero al mismo tiempo necesita un coche para realizar los repartos de su negocio online. Se ha puesto como prioridad comprar el vehículo que le permitirá realizar las entregas. Sabe que si ofrece envíos a domicilio, sus clientes potenciales aumentarán. Las personas buscan comodidad y prefieren que los productos vayan hacia ellos. Esto hará que su negocio crezca y tenga más ingresos, por lo que tendrá más dinero aún para cumplir sus otros objetivos financieros, como por ejemplo hacer un viaje.

Evita tener varias tarjetas

Las tarjetas de crédito tienen varios beneficios y resultan muy útiles porque no tienes que llevar contigo dinero. Pero es importante mencionar que en las manos equivocadas pueden ser una bomba de tiempo. Incluso muchas personas cuentan con más de una tarjeta de crédito, ya que una le otorga descuentos en la peluquería, con otra genera puntos en el supermercado, y la lista puede seguir indefinidamente.

Mi consejo es que, si tienes varias, elijas solo una y te deshagas de las demás. Preferiblemente elige la que tenga menos gastos de mantenimiento y te ofrezca la tasa de interés más baja. En caso de que no logres pagar a tiempo, tener gastos repartidos entre diferentes tarjetas solo genera caos. Manejar una sola tarjeta de crédito es viable. Solo debes tener presente una fecha de pago, pero manejar más de una al final es un dolor de cabeza. Y Susi lo aprendió por las malas. Al principio, gastaba indiscriminadamente con cualquier tarjeta, las cuentas se acumulaban y todo parecía ser un gran enredo de números y fechas.

Al poco tiempo, se dio cuenta de que estaba en una situación insostenible, por lo que decidió cortar todas sus tarjetas de crédito, excepto una. Esto le permitió llevar sus finanzas con orden, sin conocer y aprovechar la fecha de cierre.

Huye de los financiamientos

Préstale mucha atención a los financiamientos. Muchos de ellos implican intereses altos y, en muchos casos, terminamos pagando casi el doble del valor inicial. Esto sucede especialmente cuando las cuotas son bajas y los periodos de pago son extensos. En caso de que necesites comprar algo estrictamente necesario, como un artículo de primera necesidad, es mejor que consideres pagar al contado. Y en caso de que esto no sea posible, estudia cuáles son tus posibilidades.

LEER  Cómo alcanzar la Libertad Financiera antes de los 30 años: Lo que necesitas aprender

Susi, por ejemplo, necesita un vehículo para su negocio. Visitó diferentes entidades bancarias para solicitar un préstamo, pero al hacer los números, se dio cuenta de que al final estaría pagando casi el doble del valor inicial de ese préstamo. Entonces, buscó otras alternativas. Visitó directamente concesionarias y ofreció un pago inicial de la mitad del valor del vehículo, utilizando el dinero que ya tenía ahorrado. Lo restante lo financió en 18 cuotas sin interés que le ofrecía el concesionario. Si bien ha hecho uso de un financiamiento en este caso, lo ha hecho de una manera inteligente.

El período de pago es relativamente corto y entra dentro de su capacidad de pago.

No andes con mucho dinero en el bolsillo

Todos sabemos que llevar mucho dinero en el bolsillo muchas veces nos hace caer en la tentación de comprar cosas que no necesitamos. Es entonces cuando entramos en gastos que a la larga nos damos cuenta eran innecesarios y que lo único que hacen es empobrecernos.

Para evitar la tentación de gastar de más, recomiendo salir de casa con el efectivo necesario como para cubrir nuestro día y un extra por si ocurre algún imprevisto, manteniendo así nuestros gastos controlados. Procura que todo gasto que hagas sea meditado. Para esto, puedes aplicar la sabiduría popular que dicta: «si no lo necesitas, no lo compres». Y este ha de ser el parámetro para definir cuando sí y cuando no gastar tu dinero.

Crea un fondo de emergencias

Así como debemos reservar ese 10% de ingresos en ahorro e inversión, también es conveniente reservar una cantidad similar para nuestro fondo de emergencia. Un fondo de emergencia es un colchón financiero. Su función es rescatarnos en caso de que algún imprevisto suceda, sin que esto desequilibre toda nuestra vida financiera.

Pero, ¿de cuánto debe ser este fondo de emergencias? Los expertos recomiendan que este sea suficiente como para cubrir entre 3 y 6 meses de gastos mensuales. Y por supuesto, debe estar disponible para el momento que lo necesitemos.

Invierste sabiamente tu dinero

Has escuchado alguna vez la famosa frase: «no pongas todos tus huevos en la misma canasta»? Bien, resulta que en el fondo de este dicho popular se esconde una de las claves para las inversiones inteligentes. Una de las maneras más eficaces de multiplicar nuestro dinero sin ponerlo en riesgo es diversificarlo. Es importante que tengas en cuenta que muchas veces te van a querer vender la idea de invertir tu dinero en negocios dudosos que, en teoría, te darán ganancias grandes y rápidamente.

Evalúa con mucho detenimiento este tipo de propuestas, porque muchas veces provienen de personas oportunistas y puede resultar ser una estafa. Para evitar esto, te recomiendo nunca invertir tu dinero en un negocio que no entiendes completamente o del cual no tengas control. También es importante mencionar que toda inversión conlleva un riesgo, así sea iniciar tu propio negocio. Pero al analizar detenidamente esa inversión, ver cómo funciona el mercado e incluso los competidores, reducirás ese riesgo.

¿Y ahora cuéntanos, piensas aplicar estos consejos para manejar mejor tus finanzas? Te leo en los comentarios. Y recuerda, si tienes alguna duda, nos encantará ayudarte. No te olvides de compartirlo con tus amigos para ayudarlos también en su educación financiera. Te dejamos también algunos videos similares que podrían resultarte interesantes. Y si el artículo te gustó, es un gran momento para regalarnos un me gusta, suscribirte y activar la campanita de notificaciones. Así, YouTube te avisará cada vez que subimos nuevo contenido. Te espero en un próximo video.

Deja un comentario